Skip to content

056 – El Regreso al Huerto

    Historia Azul

    Si no has escuchado los episodios 36, 37, 42, 44 y 52, date la vuelta por allá.

    Cruzaron el portón casi corriendo de la emoción, como no les quedaba mucho tiempo, se fueron corriendo a su juego favorito: el sube y baja. El sube y baja, dice Augusto, que es uno de los juegos con los que mejor se puede explicar  la Gran Ciencia del Balance. Empiezas quieto, con los pies en el piso, luego te empujas y sientes que vuelas, se te sale una sonrisa de felicidad y miedo combinado, se te activa el estómago por la emoción, y justo cuando estás en el tope de la emoción (y en el tope literal también), te caes de sopetón y tienes los mismos sentimientos pero en orden invertido.  Se parece también a la tan necesaria vida en comunidad, pues necesitas de alguien más para que sea más divertido, y como tu corazón lo sabe, estás dispuesto a jugar con el primero que aparezca con tal de divertirte un poco más. También de vez en cuando, si consigues con quien jugar, pero no sabe medir sus juegos, de vez en cuando te revientas al caer al piso si el otro se impulsó un poco más fuerte que tú. 

    Se sentaron en el sube y baja, el Gigante en un lado y en el otro los 4 pequeñines, nunca conseguirían estar balanceados, el Gigante hacía su mayor esfuerzo por jugar suavecito. Entre gritos y risas le pedían que brincara más alto, y en cierto punto el Gigante se emocionó y brincó tan alto que Augusto salió disparado en el aire, cumpliéndose así su segunda visión de café, en la que se vio a sí mismo volando por el aire, asustado pero feliz. El Gigante al verlo volando se bajó de prisa del sube y baja para agarrarlo, y los otros 3 pequeñines cayeron en el piso reventados, también como en la vida misma, a veces tratando de ayudar a alguien terminas descuidando a otro. El Gigante haciendo balance para agarrar a Augusto en el aire, se tropezó y cayó reventado, con Augusto en su mano, justo al lado de los otros, y estallaron todos en risa, entre el dolor del cantazo y el recuerdo de la diversión. 

    Ya casi caía el sol, era hora de regresar a la casita. Se levantaron del piso, y caminaron en filita hacia la entrada imitando cada uno a un avión con los bracitos, justo antes de llegar al portón todos brincaron de piedra en piedra para cortar camino, cruzando por el río de letras. Mientras, el Gigante cantaba una canción para que se abriera la puerta, y a ellos que no les gusta la música y el baile, se pusieron a dar pasitos por el río de letras, y terminaron tardándose más en llegar al portón, aunque el plan era cortar camino. Así son los planes, a veces vale la pena que se dañen, sobretodo si hay baile envuelto. 

    De regreso a la casita, El Gigante los acomodó en sus hombros, y todos fueron señalando todo lo que veían de camino y disfrutando la vista y el movimiento de viajar en hombros. Subieron a la casita, y El Gigante se puso a cocinar mientras la pequeña Natalita, Augusto y los niños se fueron al Balconcito de la Felicidad a atender las plantitas. En efecto, la plantita de uva ya no reviviría, y la pequeña Natalita volvió a llorar, esta vez dándole las gracias por el tiempo que estuvo, y cumpliéndose así la tercera visión de café de Augusto. 

    De inmediato se levantó y se fue a atender a las plantitas que sí estaban vivas, pues quizás con la uva no habían sido suficientes los cuidados, pero estaba decidida a aprender de sus errores, y darle un mejor destino a las demás plantitas. Cirnieron la composta, la añadieron a los tiestos, y sembraron muchas nuevas semillas, entre los 4 todo fue mucho más fácil. Si hay algo en lo que Augusto hace hincapié, es en que debemos aprender a sembrar nuestros alimentos, y qué mejor momento que el ahora, y qué mejor estrategia para aprender algo que la práctica constante.  Entre una cosa y otra notaron que había una zanahoria lista, y corrieron rápido a llevársela al Gigante para que la añadiera a lo que cocinaba, halaron y halaron y halaron y halaron, hasta sacarla, era gigante (para ellos). Aprovecharon las hojas para hacer una ensalada, y con la zanahoria hicieron chips crujientes que comieron con un hummus hecho con habichuelas del huerto. 

    Se sentaron todos a cenar y a hacer un recuento de sus aventuras del día, ¡que bien la habían pasado! No podían decidir si había sido mejor el parque o haber logrado llegar a él contra viento y marea; esconder tesoros, un baile sincronizado, la tienda de miniaturas, la plaza con los pájaros, los dulces, el dragón, las abejas, el guerrero, el escudo volador, el juego en la fuente, la presentación en el jardín, enseñarle un baile ancestral a un gato y conseguirle hogar. Que muchas aventuras en tan corto tiempo, siempre es así si se está en buena compañía. Los niños de la tribu de JAN y El Gigante se despidieron después de la cena, sería hasta la próxima aventura, la pequeña Natalita y Augusto se despidieron desde el Balconcito de la Felicidad, se dieron un buen baño, y se acostaron a dormir esperando con ansias la próxima aventura. 

    21 de marzo – 9 de abril de 2020

    Si algo me ha enseñado esta vida es que todo lo que comienza, termina. Eso, en algunos momentos da tristeza y en otros da esperanza. No soy de ver mucha TV, tengo una serie que me gusta, la veo, la acabo y la vuelvo a empezar, se llama The Big Bang Theory, uno de los personajes me recuerda a mi en diferentes puntos de mi vida, creo que por eso me gusta tanto. En una escena uno de sus amigos está triste, y él le cuenta la historia de un rey que pidió a un grupo de sabios que le hicieran una sortija que le ayudara a estar feliz cuando estuviese triste. Le inscribieron en la sortija: “This too shall pass”. En medio de una pandemia mundial, ando con la sortija puesta mientras cocino parte de la cosecha, pues me llevé al pecho esa escena, y ahora tengo una copia de la sortija, y te regalo otra. 

    Y tú, ¿qué cocinaste con la sortija puesta?¿Me cuentas?

    Búscanos en las redes sociales, en Facebook como Bitácora de Aventuras, en Instagram como mini bitácora de aventuras, o pasa por  http://bitacoradeaventuras.com/cuentamelo-todo/  Si te gustan las historias que contamos, date la vuelta por itunes y regálanos tus 5 estrellitas, y si crees que a algún amigo le van a gustar, mándalo pa’cá. Nos veremos otro día que no va a ser hoy, a dormir. 


    Sheldon Cooper: This too shall pass

    Episodio 36: http://traffic.libsyn.com/bitacoradeaventuras/036_-_Un_Tesoro_escondido_a_simple_vista.mp3

    Episodio 37: http://traffic.libsyn.com/bitacoradeaventuras/037_-_Una_Toreada_para_Nada_Convencional.mp3

    Episodio 42: http://traffic.libsyn.com/bitacoradeaventuras/042_-_La_Sortija_del_Dragon.mp3

    Episodio 44: http://traffic.libsyn.com/bitacoradeaventuras/044_-_Una_dulce_atraccion_segunda_parte.mp3

    Episodio 52: http://traffic.libsyn.com/bitacoradeaventuras/052_-_Una_Presentacion_en_el_Jardin.mp3