092 – Los niños eternos quizas no son lo que creias

Historia amarilla

 

Te saluda Natalita, y por ahí anda mi duende Augusto, que no se si lo oyes todo emocionado. Él es el más fiel compañero que existe, ¿y sabes qué? ¡A ti también te acompaña uno, aunque todavía no lo conozcas! Soy una niña eterna que ayuda a otros a recordar La Gran Ciencia del Balance, contando historias de nuestras aventuras por La Princesa. Junto con Augusto, y muchos otros guías, imparto sesiones de sanación cuántica a todos esos niños eternos que están dispuestos a sanar, reprogramando sus creencias, pero de todo eso te cuento en las notas del programa. Mientras tanto, te dejo con una de las versiones de mi misma, que cuentan historias de colores, según quien decida contar la historia del día.

 

       En el live de esta semana te hablaba sobre la Duda, y cómo nos informa sobre nuestros procesos. Te contaba que por años me escondí, detrás de un trabajo,  detrás de un personaje de dibujitos, detrás incluso del título de este podcast. Algo que quedó tan escondido que ni siquiera sé entendió, fue a qué me refería con eso de los "niños eternos", y hoy vengo a contarte un poco más sobre eso, y decidida a dejar de esconderme.

 

Bitácora de aventuras, edición los niños eternos quizas no son lo que creias:

Historia Amarilla

      Cuando comencé este proyecto, te hablaba de los niños eternos cada 5 segundos, y ahora que lo pienso, creo que nunca lo expliqué muy bien, pues incluso mentores en este proceso de convertir mi idea de contar historias para juntar niños eternos en un negocio que ayude a otros, pensaban que hablaba de escribir cuentos para sus niños. 

       Me encantan los niños, son mis almas gemelas y mis mejores amigos, pero no, este no es un espacio para niños, si lo fuera, hubiera cuidado un poco mi lenguaje y todos los puñeta que se me zafan cada 5 minutos. 

       Este espacio, y en verdad todos mis espacios, están dirigidos a niños eternos, como yo… y como tú también, porque si no lo fueras, no estarías aquí. Los "mayores de 5 años" como les llama Augusto, no pueden andar demasiado rato pegados a los niños eternos, a menos que anden en el proceso de recordar la Gran Ciencia del Balance. 

       ¿Qué es un niño eterno? Un niño eterno es una persona que decide, activamente, enfrentar lo que La Vida le trae con inocencia, con ojitos y actitud de niño. Esa práctica, que no comenzó siendo a propósito, pero cuando vi los beneficios que trae decidí hacerlo conscientemente, me ha traído grandes bendiciones, y el propósito de empezar este proyecto, que comenzó con este podcast, es ayudarte a ti a ver la vida desde esa perspectiva de niño eterno. 

       Cuando comencé a tomarme en serio este proyecto en el 2014, tuve la oportunidad de perder un gran amor, un espacio de trabajo que amaba, y que me viró la vida de patas pa arriba, de buena manera. Al perder ese gran amor, tuve el tiempo de participar activamente en la crianza de una de mis sobrinas, la hermosa Emma Sofía, que hoy tiene 6 años. Tan pronto nació, mi vida se transformó, y aunque tengo muy buenas amigas y amigos, para mi se convirtió en mi mejor amiga y la que más me ha enseñado sobre la vida. Después de ella, con ese tiempo que gané, también participé más de la crianza de mis primeros sobrinos, y pude entender tantas cosas sobre la vida, que cada vez que lo pienso no puedo evitar reírme culecamente. Ahí resurgió mi conexión con Augusto, y con los demás guías, que antes de atreverme a hablar abiertamente del tema, les decía los duendes. Hoy en día tengo la bendición de participar de la crianza de mis hijastros, y cada día esa conexión aumenta, gracias a ellos, y gracias a todo lo que ellos me van enseñando. 

       Cuando comencé a contarte estas historias, te contaba que: "nacemos sabiéndolo todo, y olvidamos todo al crecer", y es que si solo te sientas 5 minutos con un niño, y REALMENTE lo escuchas, realmente con mayúsculas y muchos asteriscos para recalcar la importancia en el realmente escucharlos... si te sientas 5 minutos con un niño, te darás cuenta de que tienen todas las soluciones, las más sencillas y mejores soluciones a todos nuestros "problemas". Para ellos no existen los problemas, ¿y sabes por qué? Porque realmente no existen los problemas, fuera de lo que nosotros mismos provocamos para luego llamarle problemas.

       Te regalo 10 segundos de silencio para que bajes esa bofetada de amor, y entierres la palabra problema y te despidas de ella…

       Ahora seguramente estás pensando por qué 10 segundos y no 1 minuto como siempre se hace y "es correcto" hacer. Augusto, y los sabios niños a mi alrededor, me enseñaron que no hace falta darle largas a los asuntos. ¿O acaso has visto alguna vez a un niño que alguna molestia le dure tanto como a un adulto? Nah, ellos no pierden tiempo, ni cogen lucha con nada. Coge ejemplo, y aplica, te hará bien, te lo prometo. 

       Coge eso último como quizás la primera lección en tu ruta a la eterna niñez: no pierdas tiempo, ni cojas lucha con situaciones innecesariamente. Párateles de frente, haz lo que puedas hacer, salte, y continúa, sabiendo que todo lo que podías hacer, ya está hecho. 

       Te dejo una tarea para esta semana: si tienes la dicha de tener niños a tu alrededor, hazle estas preguntas:

       ¿Qué es el famoso lunes? ¿Qué es trabajo? ¿Qué es jugar? ¿Por qué juegas? ¿Qué es un adulto? ¿Qué es un niño? ¿Qué es amor? 

       Antes de hacerle esas preguntas, contéstalas tú primero, y escríbelas, o mejor aún, escríbemelas a mi, que quiero escucharte. Después, pregúntaselas a ellos. Te aseguro, sin temor a equivocarme, que sus respuestas son 10 veces más sabias que las tuyas, aunque no te guste o no quieras aceptar eso.

       ¿Sabes por qué sé con tanta certeza que estoy en lo cierto en eso de que son más sabias que las tuyas? Porque los niños a esa edad todavía no han pasado por el proceso de acondicionamiento que los adultos ya han pasado. Son más fieles a sí mismos, a sus instintos, a su corazón, a los duendes, a sus guías. No viven preocupados por la opinión de los demás, sobre ellos mismos o sobre otras cosas de la vida en general. 

       Ahora te doy otra tarea: visita alguna creencia, alguna preocupación o situación que tengas ahora mismo. Piénsalo bien, ¿qué pensabas sobre eso cuando eras niño o niña? Evalúa ambas posturas, la actual vs la original y dime: ¿cuál de las 2 te trae más felicidad? ¿Cuál de las 2 es más sencilla? ¿Qué situación o educación exterior a ti te hizo tomar tu postura actual? 

       Eso último, es un programante, y no tiene nada que ver con tu versión más pura, original. Si haces este ejercicio con toda situación, con cada conflicto, te darás cuenta de que hoy en día estás lejos de tu versión más pura, y aunque la mayoría de las enseñanzas y programas que traemos fueron grabados en nosotros en amor y con buenas intenciones, no dejan de alejarnos de nuestra esencia, y esa distancia nos mantiene en un estado de búsqueda constante. Lo que buscas, no está afuera, está adentro, guardado, solo lo olvidaste, pero sigue ahí. A esto, Augusto le llama el recordar, y al que lo logra, le llama Los Recordadores. La Gran Ciencia del Balance, en gran medida, es regresar a esa esencia. 

       Hace unos años empecé a estudiar la Kabbalah, y una de las enseñanzas que más se me quedó grabada, y que hasta hoy no analicé por qué, fue: "The soul is pure", tengo grabado hasta el tono del lector del audio libro. "The soul, is pure", el alma es pura. Y es que así venimos, puros, conectados a lo divino, sin ponerle nombres a lo divino. Un niño no tiene religión al nacer, pero conoce más de la divinidad que muchos de nosotros, por eso siempre nos inspiran amor, plenitud, paz. 

       A eso, debemos aspirar cada día, a vivir la eterna niñez, a ser niños eternos. 

       Para el episodio de hoy, decidí irme a una plaza a escribir, como hacía antes de la pandemia, y como te imaginarás, por allá me enviaron señales por todas partes. Como siempre te digo, las señales de los guías no son seres con alas, la gran mayoría de las veces. La plaza estaba llena de niños, por cualquier esquina que mirara. No es normal en esta plaza, pero sí era de esperarse hoy, que me tocaba contarte sobre estos maestros, y exhortarte a vivir como un niño eterno. 

       Te cuento que esta semana tuve una lección inesperada (y hasta molestosa) de parte de mi hijastra, sobre mi manera de participar de su crianza, y es que, cuando decides meterte en esto de ser un niño eterno, tu forma entera de ver la vida, se transforma. Espero encontrarme contigo el martes en el episodio de Sanando con tu Duende, para contarte esa historia. 

       Me despido por hoy, feliz de entrar en esta nueva etapa, de ir dándole más forma a mi proyecto, de ir explicando sin miedos de qué va todo lo que he aprendido de Augusto, sin disfrazarlo, ni hablar en claves por el miedo a exponerme. Te cuento, que esta semana por primera vez uso mi nombre completo, en las redes sociales y aquí, y que incluso lo usaré en mi página web, que ya se está cocinando, y que cuando esté ready te contaré un poco más sobre ella. 

Te recuerdo que este próximo 22 de mayo arrancamos con el curso Conecta con tu Duende, un programa de un mes, en el que te ayudo a conectar con tus guías, y a vivir como un niño eterno. Así que ya sabes, si te interesa, por allá te espero, en las notas te dejo toda la información.

 

Dentro de dos semanas te cuento otra historia, mientras tanto, puedes conectar conmigo la próxima semana en Sanando con tu Duende, un espacio para la sanación cuántica. Un podcast en el que te cuento lo que me enseña mi duende Augusto a través de nuestras sesiones de sanación. Si me quieres ver antes, te espero el miércoles a las 12 PM hora de Puerto Rico, a través de nuestro canal de YouTube y en Instagram, en una sesión en vivo en la que podrás hacerle tus preguntas a Augusto, y de paso ir aprendiendo a conectar con tu duende. Sí, tienes un duende. Te recuerdo que junto con Augusto, y muchos otros guías, imparto sesiones de sanación cuántica a todos esos niños eternos que están dispuestos a sanar, reprogramando sus creencias. En las notas del programa te dejo todos los enlaces, para que puedas reservar tu sesión, y visitarnos en nuestros otros espacios. 

https://linktr.ee/natalita_

Nos veremos otro dia que no sea hoy. ¡A dormir!