078 – Recapitulando

Historia Marrón

 

Te saluda Natalita, y por ahí anda mi duende Augusto, que no se si lo oyes todo emocionado. Él es el más fiel compañero que existe, ¿y sabes qué? ¡A ti también te acompaña uno, aunque todavía no lo conozcas! Soy una niña eterna que ayuda a otros a recordar La Gran Ciencia del Balance, contando historias de nuestras aventuras por La Princesa. Junto con Augusto, y muchos otros guías, imparto sesiones de sanación cuántica a todos esos niños eternos que están dispuestos a sanar, reprogramando sus creencias, pero de todo eso te cuento en las notas del programa. Mientras tanto, te dejo con una de las versiones de mi misma, que cuentan historias de colores, según quien decida contar la historia del día.

Bitácora de aventuras, edición Recapitulando:

Historia Marrón

       Aprovecho para contarte que en este espacio, un par de versiones de mi misma se dedican a contar historias. No creo que sea especial, estoy segura de que cada rayito de luz que pasa por este universo recurre a esto, por eso de enfrentar con más estilo lo que nos trae cada día. Te cuento que:

En el banco, firma Natalia…

En la calle, camina Natalita (casi siempre metida en su pequeño mundo)...

En su pequeño mundo, vive la pequeña Natalita, junto a su duende, El Gran Augusto...

       Tengo la costumbre de clasificar las situaciones por colores, y con el tiempo, esos colores se fusionaron con mis personalidades. Hoy, cada historia que cuento tiene un color diferente, según cuál de nosotras te esté contando la historia. 

Natalia, cuenta historias rojas, y digamos que es la mejor representación posible de un “adulto grande y serio” que puedo tener. No pasa mucho, para mi, la vida es más divertida siendo una niña feliz. Igual, de vez en cuando hace falta sacarla a pasear, pero requiere tanta concentración de mi parte que me pongo vaga y casi nunca lo hago, aunque trato, lo prometo.

Natalita, es a quien probablemente conocerías si nos vieras por ahí.  Aparento ser un “adulto grande y serio” hasta que abro la boca, sobretodo si es para contarte algo que me emociona, ahí se me cae to’. Por eso, casi siempre me verás sola en una esquina imaginándome cosas y situaciones.

Para conocer a la pequeña Natalita, tendrías que sumergirte con nosotros en La Princesa, un mundo fantástico que es paralelo a este, en el que ando metida la mayor parte del tiempo, aunque físicamente me puedas ver frente a ti. Ahí me voy de aventuras con mi sabio amigo y duende de compañía, El Gran Augusto.

       Por eso de hacer más interesante la cosa, de vez en cuando dos o tres de mis personalidades salen a la vez, y contamos historias de otros colores.

Si se unen Natalia y Natalita, escucharás historias chinitas. Es un intermedio un poco más cómodo para mi cuando de ser un “adulto grande y serio” se trata. 

Si se unen Natalita y la pequeña Natalita, escucharás historias verdes, estas son las favoritas de Augusto, pues él siempre dice que es lo más cercano al futuro, y que me viene bien ir practicando. Lleva unos años hablándome de grandes cambios que se avecinan.

Si se unen Natalia y la pequeña Natalita, escucharás historias violetas. Son mis favoritas para escuchar y contar en esos días en los que las cosas no salen como uno quisiera, y me siento afortunada, pues en mi versión de “adulto grande y serio”, de vez en cuando tengo a Augusto susurrándome al oído, y asegurándome que al final todo va a estar bien.

De vez en cuando nos juntamos todas y te traemos historias marrones, pero eso no pasa tan a menudo, imagínate tú, tanta gente hablando a la vez, es difícil de llegar a acuerdos.

 

Y cuentame, ¿cuántas versiones de ti misma habitan en ti?

Dentro de dos semanas te cuento otra historia, mientras tanto, puedes conectar conmigo la próxima semana en Sanando con tu Duende, un espacio para la sanación cuántica. Un podcast en el que te cuento lo que me enseña mi duende Augusto a través de nuestras sesiones de sanación. Si me quieres ver antes, te espero el miércoles a las 12 PM hora de Puerto Rico, a través de nuestro canal de YouTube y en Instagram, en una sesión en vivo en la que podrás hacerle tus preguntas a Augusto, y de paso ir aprendiendo a conectar con tu duende. Sí, tienes un duende. Te recuerdo que junto con Augusto, y muchos otros guías, imparto sesiones de sanación cuántica a todos esos niños eternos que están dispuestos a sanar, reprogramando sus creencias. En las notas del programa te dejo todos los enlaces, para que puedas reservar tu sesión, y visitarnos en nuestros otros espacios. 

 

https://linktr.ee/natalita_

 

Nos veremos otro dia que no sea hoy. ¡A dormir!