Skip to content

043 – Una Dulce Atracción

    Si no has escuchado los episodios 36, 37 y 42, date la vuelta por allá antes de escuchar este.

    Historia Azul

    Por más que quisiera, el gigante no los podía ayudar, les correspondía a ellos superar la prueba solos, si es que querían continuar teniendo la habilidad de cambiar de tamaño a su antojo, de lo contrario, permanecerían del tamaño de una hormiga para siempre, bueno, no para siempre, más bien hasta superar la prueba. Las abejas no les harían daño, al menos no intencionalmente, pero en ese tamaño, el simple roce accidental del aguijón podía envenenarlos gravemente. 

    Todos se bajaron a la prisa del dragón / sortija, pues el vuelo al parecer las atraía aún más. La pequeña Natalita decidió pararse cerca de las donas que había acomodado a un lado de la mesa hacía unos minutos con Augusto, para dirigirlas nuevamente hacia lo que consideraba el espacio de ensueño de una abeja. En eso se dio cuenta de que ellas sabían claramente que las donas tenían más para ofrecerles que ella, y que simplemente curioseaban y jugaban con ellos, pues nunca habían visto personitas tan pequeñas, y quisieron conocerlos.  

    Obviamente, ninguno de ellos, excepto Augusto, conoce el idioma de las abejas, así que para todos solo sonaba un zumbido. A decir verdad Augusto se puso en complot con La Vida, y por eso no les dijo nada de lo que ellas decían antes, él entiende su gran responsabilidad como guía y acompañante, y quiere que la pequeña Natalita y sus amigos aprendan con cada experiencia lo que La Vida les enseña. Una vez la pequeña Natalita supo lo que querían, Augusto comenzó a traducirles todo, y todos se quedaron muy quietecitos, como ellas pidieron, para que los pudieran ver bien. Estaban fascinadas, no paraban de hablar de cuán lindos se veían de ese tamaño, y cuán grandioso sería tener a algunos siempre así, aunque sabían que no sería posible. Las abejas dieron unas 5 vueltas alrededor del grupo de amigos y siguieron su camino, y casi por arte de magia, los 4 pudieron volver al tamaño que tenían antes del encuentro con el dragón y las abejas. 

    Se sentaron a la mesa y contemplaron la sortija que apenas hace unos segundos había sido un gran dragón del que debían esconderse, les pareció tan diminuto, tan inofensivo. Así es con todos los retos, parecen montañas gigantes, hasta que estás en la cima y miras el camino que dejaste atrás y dices, mira, no era tan difícil na’, lo haría otra vez. 

    El gigante los subió a su mano, tanto temió perderlos, que ahora no quería soltarlos jamás, y cuidarlos, para que no corrieran peligro nunca más. Augusto le dijo que aunque quisiera, jamás le podría garantizar eso a nadie, que cada cual necesita vivir las experiencias tal cual llegan, divertidas o no. Primero lo miro triste, y los encerro entre sus manos, mirandolos por un agujero entre sus dedos con ternura; y de inmediato se molesto, a veces el gigante se molestaba y se convertía en Olvidadizo de un segundo a otro por la molestia. 

    Continuará…

    26 de enero – 18 de marzo de 2020

    Búscanos en las redes sociales, en Facebook como Bitácora de Aventuras, en Instagram como mini bitácora de aventuras, o pasa por  http://bitacoradeaventuras.com/cuentamelo-todo/  

     Si te gustan las historias que contamos, date la vuelta por itunes y regálanos tus 5 estrellitas, y si crees que a algún amigo le van a gustar, mándalo pa’cá. Nos veremos otro día que no va a ser hoy, a dormir.

    Episodio 36: http://traffic.libsyn.com/bitacoradeaventuras/036_-_Un_Tesoro_escondido_a_simple_vista.mp3

    Episodio 37: http://traffic.libsyn.com/bitacoradeaventuras/037_-_Una_Toreada_para_Nada_Convencional.mp3

    Episodio 42: http://traffic.libsyn.com/bitacoradeaventuras/042_-_La_Sortija_del_Dragon.mp3